Este artículo se publicó originalmente en: Canadian Electrical Wholesaler (en inglés).

Northern Cables Inc. es una compañía canadiense. Fabrica cables blindados y emplea a 145 personas en sus tres plantas en Brockville y Prsecott, Ontario. Cada mes, la compañía fabrica varios millones de metros de cables eléctricos blindados de bajo voltaje para aplicaciones comerciales e industriales en las que las estrictas especificaciones requieren un cable eléctrico de alta calidad.

Los productos Northern Cables se han diseñado y especificado en proyectos clave, como:

  • Puente de la confederación que une a la Región de la Isla del Príncipe Eduardo con New Brunswick.
  • City field (hogar de los New York Mets)
  • Las Vegas City Centre
  • Libramiento de Calgary
  • Instalaciones olímpicas de invierno de Vancouver 2010

Gracias a su pericia en TECK y cables blindados —tanto en acero como en aluminio—, así como su pericia en ingeniería, Northern diseña y fabrica configuraciones y cables estándar y personalizados de alta calidad.

En la escuela de negocios siempre se nos enseñó que quien redacta el plan lo debe implementar y el tiempo que dedicamos recientemente en Northern Cables reiteró la veracidad del concepto. CEW invirtió un tiempo con Shelley Bacon, CEO de Northern Cables, una persona sobria, decidida y apasionada por el alambre y el cable. No hay muchas personas con la pasión por el alambre y el cable como Shelley Bacon, y pocas personas tienen la experiencia y aprendizaje práctico con el que cuentan Bacon y su equipo en Brockville.

La compañía fue fundada por un grupo entusiasta de cinco miembros anteriores de la planta de Phillips Cables Brockville que cerró en 1996: Bacon, Kein Charlebois, David Chartrand, Richard Trapp, Joe Brunner y Todd Stafford. Bacon y su equipo han trabajado durante 19 años en la construcción de una planta de alambre y cable verdaderamente única. Esta instalación es como ninguna otra en Norteamérica. La historia de la fabricación de alambre y cable es profunda y amplia en Brockville, remontándose a los inicios de la década de 1920. Sigue activa en las dos instalaciones que Northern tiene en la avenida California, en el extremo norte de Brockville.

Una de mis primeras impresiones fue que esta compañía tiene un verdadero respeto por la posición que ocupa en el mercado, un robusto deseo de hacer honor a sus orígenes y una serena confianza para impulsar este negocio.

He tenido la oportunidad de recorrer numerosas plantas de alambre y cable en Norteamérica, y nunca había visto la flexibilidad y amplitud de la capacidad de fabricación evidente en las plantas de Northern Cables en Brockville y Prescott. En este lugar, Northern ha construido, diseñado e integrado una de las instalaciones manufactureras de alambre más diversas.

La clave del éxito de Northern es que Bacon y su equipo atienden a las necesidades de sus clientes, siempre impulsados primordialmente por estas. Totalmente comprometidos con la venta mediante la distribución eléctrica, trabajan para brindar a los clientes soluciones personalizadas y en todo tipo de fabricación de alambres. Agregando valor, las plantas tienen la capacidad de recubrimiento, blindaje y compuestos bajo un mismo techo.

El trabajo en equipo es evidente y todo el personal está orgulloso de su trabajo. Durante mi recorrido pude percibir un enfoque « se hará lo que sea necesario». Mientras el entusiasmo de Bacon está siempre presente, también lo está el de las personas que hacen que este lugar funcione.

Durante nuestro recorrido hablamos ampliamente con dos de los miembros iniciales del equipo Northern. Ambos iniciaron labores hace 13 años con una diferencia de semanas entre sí. Ambos hablaron abiertamente sobre los retos y victorias y sobre cómo, hace cuatro años, se encontraban en los extremos de la instalación, que ha ido creciendo y ahora está abarrotada una vez más. Hablaron sobre el crecimiento futuro, y cómo el muro del sur se derribará para dar lugar a una mayor expansión.

También han sido afortunados porque la pasión por el negocio del alambre parece permear las plantas. El crecimiento de esta compañía, la habilidad de invertir continuamente en el futuro y la resiliencia para prosperar a pesar de la progresiva desaparición de la manufactura en Canadá de estos últimos tiempos son testamento de su enfoque, de su persistencia y actitud casi desafiante para resistir a todas las tendencias que les rodean.

Bacon no lo ha hecho solo y es el primero en admitirlo. El trabajo en equipo es imponente. Habla sobre la manera en que su equipo ha planeado, logrado, sobresalido y aprendido de sus errores. Bacon no se abstiene de hablar sobre lo que sucedió antes, quién contribuyó y el origen de buenas ideas, métodos y mejores prácticas. Se trata de alguien que realmente ama todos los aspectos del negocio, es respetuoso de su competencia y colegas en alambres, y además está dedicado a sus socios de canal. La capacidad de respuesta y de construir respetando las fechas límite ha sido destacada por muchos años.

Bacon ha contado con un sentido de verificación de la realidad a lo largo de la historia de Northern Cables (flujo de efectivo apretado, productos lanzados que el cliente no compra), pero estas reflexiones siempre se templan con respeto y una verdadera comprensión de que estas lecciones y experiencias no se deben olvidar.

Pero Bacon también sabe que tiene buen rendimiento y es difícil desviarlo de su cometido. Unas cuantas preguntas capciosas que le hago sobre la expansión de las líneas de productos o el enfoque de mercados nunca lo distraen de su enfoque.

Si ama lo que hace, usted nunca trabajará otro día en su vida. Bacon y su equipo a todas luces experimentan esto en carne propia.

Northern Cables tiene un brillante futuro. Planean con anticipación y tienen un enfoque a largo plazo; no reaccionan ante las condiciones del mercado sino ante las necesidades del cliente. Se centran en el proceso de manufactura en todo lo que hacen e impulsan la ingeniería y el uso de un enfoque disciplinado. Juntos construyen el plan y lo implementan, lo que brinda a Northern una flexibilidad y capacidad de respuesta con la que pocos cuentan.

Escrito por: John Kerr, editor de Canadian Electrical Wholesaler (en inglés)